“Eso es un invento de los grandes almacenes”. Muchas veces hemos escuchado y pronunciado esta afirmación al referirnos a determinadas épocas del año en las cuales sufrimos un bombardeo de mensajes publicitarios coincidiendo con fechas muy señaladas. No es una frase del todo falsa: el marketing estacional es una de las estrategias en las que las grandes empresas más invierten en recursos y planificación. Al fin y al cabo, las fechas señaladas  en el calendario son uno de los factores más decisivos a la hora de establecer unos patrones mayoritarios de consumo.

Pero el marketing estacional no ha sido patrimonio exclusivo de grandes corporaciones. Las Rebajas, la Navidad, el Día de la Madre… Durante muchos años los pequeños negocios también han intentado aprovechar la estacionalidad para incrementar sus ventas empleando las  modestas herramientas que les permitía su escala y su ámbito de implantación: el escaparate, el buzoneo, y sobre todo la confianza que ofrecía la cercanía y el trato personalizado.

La eclosión de Internet, sin embargo, marca un antes y un después en las estrategias de marketing, muy especialmente en aquellas basadas en la estacionalidad. La competencia se ha multiplicado, los “grandes” siguen siendo muy grandes y han surgido nuevos gigantes. Pero también se han democratizado los canales de comunicación, lo que brinda la posibilidad de reinventar el pequeño negocio ampliando su rango de acción más allá del barrio, afinar la puntería a la hora de dirigir los mensajes a públicos específicos y conquistar nuevos nichos todavía no demasiado trillados.

Estas nuevas posibilidades online permiten poder adaptar el calendario de consumo a los servicios o productos que ofrecemos. Además, el marketing estacional es un arma tan poderosa que no deja de crear nuevas campañas importadas gracias a la implantación global de la red: San Patricio, Black Friday y Cyber Monday son algunas de las muestras más destacadas de este fenómeno.

Por supuesto, todos estamos de acuerdo en que no resulta nada fácil vender bufandas en un mes de julio, pero ¿es posible hacerlo? La gran ventaja que ofrece hoy el marketing estacional es que ahora  no solo es imprescindible el producto para hacer pertinente una campaña: un mensaje bien trabajado y una promoción con valor añadido pueden permitir aprovechar el rebufo de cualquier tramo del calendario comercial para convertir en adecuada la mayoría de las ofertas. Tal vez puedas liquidar tu stock de bufandas de la pasada temporada a un precio sin competencia, o tal vez ya dispongas del género que va a marcar tendencia y puedas ser el primero en ofrecerlo.

Pero nadie te puede decir que esto sea sencillo: para las grandes empresas el marketing estacional es una más de las estrategias insertadas en sus planes globales. Cada una de sus acciones está planificada minuciosamente y con muchos meses de antelación. Disponen de los instrumentos más sofisticados para desarrollar sus planes y, sobre todo, destinan a la comunicación presupuestos enormes. En un escenario tan competitivo, el Marketing Digital puede convertirse en tu mejor aliado. Con las técnicas adecuadas tú también puedes aprovechar el marketing estacional en tu negocio. Recuerda que conoces lo que ofreces, que puedes encontrar el mensaje adecuado y que dispones de un abanico de opciones amplio y adaptable a tus recursos y necesidades:

  • Tu sitio web. Tu escaparte abierto al mundo veinticuatro horas al día. El lugar donde vender tu producto o servicio, o bien donde dar a conocer tu marca. Pero ten en cuenta que es vital mantenerlo impecable. Si la experiencia de compra es negativa o la imagen ofrecida es descuidada cualquier esfuerzo por obtener visitante se irá al traste.
  • Tus redes sociales. La mejor plataforma para decir quién eres y qué puedes ofrecer. El mejor sitio para que la gente te conozca. Si eres capaz de crear una comunidad comprometida sus miembros se convertirán en tus mejores prescriptores. Pero para conseguirlo es necesario que mantengas un perfil activo no solo dedicado a promocionar tus productos o servicios: necesitas ofrecer a tus seguidores unos contenidos que les inviten a compartir e interactuar. Esto es imprescindible para que tus campañas de marketing estacional en tus perfiles dispongan de un trampolín privilegiado. Aún así, la evolución en los algoritmos de algunas de las plataformas sociales mayoritarias está dificultando cada vez más el alcance de nuestros seguidores. Una pequeña inversión para promocionar tus contenidos puede ayudarte no sólo a llegar a tus fans, sino también a muchas otras personas susceptibles de estar interesadas en tus ofertas.
  • Google. Un gran aliado para las empresas. Si conseguimos alcanzar los primeros resultados en el gigante de las búsquedas tendremos una gran puerta de acceso para potenciales clientes de nuestras campañas no solo estacionales, sino durante todo el año. Pero llegar a la cima de Google no es fácil, requiere un trabajo técnico de posicionamiento minucioso y continuo. Al igual que en las redes sociales una opción para llegar arriba y mantenerse es la creación de contenidos de calidad en tu web. En cualquier caso, mientras trabajas para conseguirlo, puedes obtener visitas a tu web mediante la publicidad en el buscador para maximizar tu marketing estacional. Gracias a esta estrategia podrás tener acceso a un gran número de posibles clientes que realmente están buscando lo que tú ofreces.
  • Email marketing. Una de las estrategias más efectivas para las promociones estacionales. Con ella puedes enviar mensajes totalmente personalizados a gente que previamente te ha otorgado su permiso para que puedas ofrecerles información sobre todas tus campañas. Además, estas cualidades del email marketing permiten también trabajar para conseguir la fidelización de los que ya han sido nuestros clientes. La fidelización es uno de los factores que más contribuyen al éxito de las campañas de marketing estacional: un cliente satisfecho estará más receptivo a nuestros mensajes y tendrá más incentivos para participar de nuestras promociones.

En cualquier caso, independientemente de los canales utilizados, el marketing estacional requiere dar una serie de procesos innegociables para garantizar su efectividad:

  • Definición de los objetivos a cumplir en la campaña
  • Planificación de las diversas acciones a desarrollar
  • Creación y adaptación de los mensajes y contenidos de nuestra campaña
  • Seguimiento continuo de su evolución y optimización
  • Medición de los resultados definitivos

Y a ti ¿te gustaría atreverte con el marketing estacional para hacer crecer tu negocio?

 

Post redactado por Dani Rodriguez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies