Hay quien aún duda de la efectividad o la necesidad de tener presencia digital en la empresa. Muchas se limitan a la página web, hecha entre 5 y 10 años atrás y que les costó un dineral. Lo que no se dan cuenta es que, como la vida misma, la tecnología también evoluciona y siempre lo hace mejorando los productos y abaratando los costes.

Hoy día si su presencia digital está obsoleta, su imagen ante la mayor parte del mercado también estará obsoleta y, ¿es eso lo que queremos transmitir? ¿Es esa la reputación digital que queremos detentar?

Teniendo en cuenta que ¼ de la población mundial tiene acceso a Internet y que es ahí donde consigue la información que necesita para realizar sus compras… ¿por qué no ofrecerles una visión actual y casi al instante de lo que pueden necesitar nuestros clientes potenciales?

¿Y cuales son los medios para tener una presencia digital y retomar el pulso por nuestra reputación digital?

  1. MONITORIZACIÓN. Lo más importante para conocer nuestra reputación digital, insisto, lo más importante para conocer nuestra reputación digital, es escuchar qué dicen de nosotros en los medios digitales. Para ello los profesionales contamos con herramientas de monitorización por palabras clave en las diferentes plataformas digitales. Escuchando vamos a conseguir saber qué quieren, qué conocen, qué les gusta y qué no les gusta de nosotros. 
  2. WEB. La web es tu escaparate. Haciendo un símil, ¿si cambias la decoración de tu escaparate cada temporada por qué no cambias tu web desde hace 10 años? Actualmente la web de nuestro negocio debe de ser “responsive”, accesible desde toda la gama de navegadores y sistemas operativos (sobre todo desde SO´s móviles Android e iOS), visual, intuitiva y muy muy social.
  3. SOCIAL MEDIA. Ya tenemos nuestra nueva web, ahora tenemos que contarlo, tenemos que darle salida, tenemos que hacer que la gente pase por la puerta de nuestro escaparate. Para eso usaremos nuestros canales sociales. Aquellos que nos permiten conectar directamente con nuestros posibles clientes, aquellos que nos conocen y hablan de nosotros. Vamos a ofrecerles la información que esperan de nuestros productos o servicios, vamos a entablar conversaciones con ellos, vamos a escucharles para saber qué es lo que más les gusta de nosotros pero también qué es aquello que podemos y debemos mejorar. Debemos ofrecerles un canal donde puedan sentirse partícipes y a la vez atendidos. Que se sientan importantes para nosotros. Pero no vamos a estar de cualquier manera, ni siquiera vamos a estar en todas y cada una de las redes sociales. Una buena estrategia social media nos ayudará a identificar cual es la más útil para nosotros, en cual tenemos una mayor audiencia o, por las características de nuestra empresa, cual es la que mejor se identifica con lo que ofrecemos.
  4. SEO-SEM. El SEO trata de conseguir un posicionamiento en los buscadores por encima de nuestra competencia. No es fácil conseguirlo, ningún profesional va a garantizar que consigas el número uno en los resultados, pero existen grandes profesionales que van a tratar de hacerlo y porque no, con trabajo, esfuerzo y tiempo, pueden llegar a conseguirte esos primeros puestos. El SEO por decirlo de alguna manera, trabaja de manera gratuita sin pagar los buscadores. El SEM trata de lograr el mayor alcance para tus publicaciones, tus promociones y lo hace previo pago a las diferentes  plataformas. Una buena estrategia, un buen diseño de la campaña, una buena planificación de tiempos y segmentación de público objetivo y zas… el alcance se multiplica exponencialmente.
  5. Cuida el MENSAJE. No solo se trata de decir lo que haces, se trata de saber comunicarlo de forma que cumpla su objetivo. El tono debe de ser fiel a la filosofía de la empresa, el contenido por supuesto también. Elige bien qué quieres contar y cómo quieres contarlo.
  6. MONITORIZACIÓN. No, no me repito ;p Ya tenemos presencia o hemos cambiado la forma de mantener esa presencia, que era “obsoleta”, y estamos ofreciendo algo nuevo a nuestra audiencia. En este momento debemos de estar atentos a la forma en que estamos llegando y recoger un feedback para seguir mejorando nuestra reputación digital. Desde Google Analytics para conocer qué pasa dentro de tu web,  hasta las múltiples herramientas que nos ayudan a estar al corriente sobre lo que ocurre a diario en las redes sociales. ESCUCHA, ESCUCHA Y ESCUCHA.
  7. Ten a mano un buen plan ANTICRISIS. Hemos planificado muy bien nuestra estrategia, la táctica la estamos desarrollando sin problemas, el día a día está siendo tranquilo, conforme a lo planificado y… de repente, por cualquier pequeño motivo… se desata la locura, llega nuestra crisis, esa que no queríamos, pero no pasa nada. Tenemos nuestro manual de crisis, nuestro santo grial para minimizar los daños y salir airosos y tratando de que nuestra reputación digital no quede muy dañada.

Para finalizar, una reflexión:

Mantener una buena reputación digital es esencial para nuestro negocio. Siempre será una gran manera de generar impactos y por supuesto… ventas.

 

Post escrito por Francisco Jordán

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies