Los deportes de base suelen contar con casi ninguna (o ninguna) presencia en los medios y poca o nula inversión en comunicación o marketing digital. Rara vez suelen tener espacio en las grandes cabeceras, y mucho menos, en televisiones o medios deportivos nacionales. Relegados a pequeñas notas en medios locales o simplemente noticias por asuntos ajenos a lo deportivo.

Si no tenemos espacio, si no tenemos voz, y asumimos lo difícil de conseguirlo, pero tenemos un nicho de público muy interesante, ¿qué podemos hacer para llegar a él?

Teniendo en cuenta que cualquier club puede reunir alrededor de 300 niños y niñas entre todas las categorías cada fin de semana, podemos cifrar la información propia generada en un alcance potencial como mínimo de 1200 personas (como poco los propios deportistas y sus padres). Personas que querrán consumir y compartir esa información, haciendo así crecer el alcance potencial. Un hecho que hará aumentar el conocimiento del club como marca, de sus jugadores y de sus patrocinadores.

Siendo así ¿de qué canales dispone un club para poder llegar a esas personas ávidas de información para consumirla y compartirla?

  • En primer lugar la WEB. Un espacio propio donde poder ofrecer toda la información corporativa, organizativa y de actividades del club. Competiciones, categorías, jugadores, calendario, convenios de colaboración con empresas, patrocinadores, etc
  • Y una vez contamos con una web activa y perfectamente actualizada necesitamos darla a conocer, que la gente la visite y consuma sus contenidos. Para ello tenemos a nuestra disposición las REDES SOCIALES. En ellas vamos a compartir toda esa información, y vamos a impulsar y alimentar con en cada uno de los posts a toda nuestra “comunidad”.

Con la web abrimos una nueva fuente de impactos para potenciales patrocinadores, o lo que es lo mismo, una nueva fuente de ingresos, ya que ofrece nuevos espacios publicitarios donde presentar a todas las empresas que colaboran con nuestro club.

Lo mejor, es que en digital TODO es medible. Visualizaciones, clics, comportamiento en la web, alcances de las publicaciones… y con ello, podemos ofrecer a los patrocinadores datos suficientes como para que sean capaces de calcular si hemos sido “rentables” para su empresa o marca.

Normalmente esas plataformas suponen un coste, un coste que hay que asumir previamente a conocer si las herramientas que va a poner a disposición de su masa social, van a ser amortizables y en qué periodo.

En ese sentido, todas las empresas o una gran cantidad de ellas, apuestan por esas herramientas para acercarse a sus clientes y captar aún más. Los clubes, entendidos desde la gestión económica, son empresas. Empresas que buscan incrementar su prestigio, ser reconocidas y todo para aumentar su masa social, ingresos en forma de patrocinio y más jugadores que quieran formar parte del club.

Leído lo anterior nos preguntamos, ¿vale la pena realizar una inversión en medios digitales propios?

Nuestra experiencia nos dice que sí, que todos los clubes que han apostado por estos canales y por una buena gestión de los mismos, han obtenido mejoras a corto/medio plazo. Han mejorado ingresos por patrocinio y han aumentado su masa social.

Tenemos la experiencia, por la gestión de estos canales que realizamos nosotros, y por los servicios añadidos que prestamos con nuestros partners, que funciona muy bien en clubes, competiciones y eventos puntuales.

Por poner un ejemplo real, en un evento competitivo puntual donde se reúnen 1.500 niños inscritos, la visitas obtenidas a la web del evento en 4 meses (tres previos y el mes en el que se desarrolla la competición), han sido más de 15.000 obtenidas por visitantes únicos. Es decir, hemos multiplicado por 10 los impactos respecto a los participantes.

A esta cifra hay que sumar las 18.000 personas a las que hemos llegado cada mes con las publicaciones en las redes sociales del torneo.

Y todo esto además podemos decir que se ha conseguido en base a un público muy determinado, hombres y mujeres interesados en deporte, salud y que tienen un rango de edades comprendidas entre los 35 y los 45 años. Datos que son muy interesantes de cara a que los posibles patrocinadores se decidan a invertir en el evento.

Ahora bien, si nos saltamos lo meramente económico, el retorno que perciben los clubes y los patrocinadores va unido a la transmisión de los valores que implica la formación, la salud, el compañerismo, la superación, etc que la práctica deportiva suele generar. La unión entre clubes y empresas debe estar orientada y debe mantenerse en base a los mismos valores. La imagen de ambos se verá beneficiada o perjudicada por las acciones de club y empresa, lo que implica un compromiso real con los valores mencionados y un objetivo: Ofrecer esos valores a todos aquellos a los que lleguemos a través de nuestros medios digitales. El beneficio pues es mutuo tanto económico como en asociación de valores.

En resumen, apostar por una mejora en el marketing y la comunicación de entidades deportivas, eventos deportivos y federaciones deportivas, es totalmente beneficioso en los procesos de mejora, sea de viabilidad económica sea de imagen de marca de todas las partes involucradas.

¿Te sumas?

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies